964 16 00 34 - Calle Segura Barreda, 28, 12300 Morella, Castellón|ajuntament@morella.net

Las Masías del Antiguo Terme

Home/Las Masías del Antiguo Terme
Las Masías del Antiguo Terme 2017-10-10T12:44:44+00:00

Projecte fet per Cèsar Sebastià i Tosca i donat a l’Ajuntament de Morella

 

El término de Morella es el más grande de la provincia de Castellón. La ciudad está situada casi en el centro geográfico de un espacio que se estira hacia el norte y sur, apuntando de manera extraordinaria al sur. Al norte linda con los términos de Zorita y Torre de Arcas (este ya de la provincia de Teruel); al nordeste, los términos de Herbés y Castell de Cabres; al este, los términos de Vallibona y Chert; al sureste, el términos de Catí; al sur, el término de Catí y de Ares; al suroeste, el término de Ares y de Castellfort; al oeste, los términos de Cinctorres y Forcall; al noroeste, los términos de Ortells y de Palanques.

Vista de Morella

El Castillo es uno de sus símbolos más importantes y referente en cualquier mención de la población. Las paredes rodean la inmensa roca que preside un conjunto arquitectónico majestuoso: las murallas, la iglesia arciprestal, el convento de San Francisco, los “porches” y muchas otras construcciones y calles que integran uno de los lugares más bellos de nuestra geografía.

Siguiendo lo que dice Segura Barreda, “el castillo es fuerte por su propia naturaleza, ya que no es otra cosa que un elevado peñasco de dos cuerpos, que se alza sobre una montaña cónica. La primera plaza es una roca casi circular de entre 10 y 18 metros de altura, la segunda un botones de unos 12 metros de altura que corona la fortaleza. En el siglo XV estaba rodeado de torreones y de otras torres cuadradas a sus puntos salientes. la Torre celoquia cayó en octubre de 1813 debido a las descargas de una batería en la guerra carlista. Tiene alrededor de unos 60 m de longitud y 45 de anchura, y tuvo locales para dos compañías de soldados y un pabellón de oficiales. El castillo también tiene cárceles fuerza oscuras que guardan recuerdos de otros tiempos pasados ​​”.

La Murada comienza desde el castillo y bajando por la parte situada al este para volver a enlazar por la parte oeste. Así queda la población completamente rodeada. Esta muralla está flanqueada por las siguientes torres: Torre del Panto, Torre y Puerta de la Nevera, Torre del Trinquete, Torres y Puerta de San Miguel, Torre Redonda, Torre de la Fuente, Torre de la Vieja, Torre y Puerta de Alós . Torre Beneyto, Torre y Puerta de San Mateo, Torre del Sol, Torre y Puerta del Forcall, Torre de la Pólvora, Torre del Rey, Torre y Puerta del Estudio, Torre de San Francisco.

La iglesia arciprestal, construida sobre una antigua mezquita, fue consagrada Santa María la Mayor, San Julián y San Blas obispo. De estilo gótico es uno de los templos más importantes de todo el País Valenciano. Consta de una nave central sustentada por tres grandes pilares y a cada lado otra nave. El altar principal mira hacia el este y está recubierto posteriormente siendo, posiblemente, el punto álgido del barroco valenciano. Tiene dos entradas situadas en la fachada sur: La puerta de los apóstoles, que es la principal y la puerta de las vírgenes al lado de la que se encuentra la capilla que fue construida mucho más tarde.

Junto a las construcciones religiosas donde hay que llamar a más el convento de San Francisco, la iglesia de San Juan, la iglesia de San Miguel transformada en Centro de Salud por acuerdo entre el obispado y la administración civil, la iglesia de San Nicolás que una vez rescatada ha convertido en Museo Sexenal, se encuentran las construcciones civiles. Cabe destacar la Casa de los Estudios y del Consejo, la Casa Ciurana, la Casa de la Cofradía de los Labradores y otros que sin ser tanto señoriales constituyen un patrimonio destacadísimo. También es necesario referirse al acueducto, en el barrio de Santa Lucía y otra parte más alejado, yendo hacia Alcañiz, cerca del Mas de la Pedrera.

Pero en Morella no sólo está la ciudad. A lo largo y ancho del término hay una gran cantidad de masías. Fueron alrededor de 365, es decir, tantos como días tiene el año. Aunque actualmente han sufrido un progresivo deterioro y abandono. El clima duro del invierno, la falta de grandes extensiones para el cultivo, la baja rendibilidad de la agricultura de montaña, las avalanchas migratorias, etc. son factores que sin duda han influido y siguen haciéndolo.

Estructura del término
La estructura que tiene actualmente el término de Morella es de unas demarcaciones denominadas Denes, el origen de las que no está bien determinado por cuanto el archivo municipal se quemó en 1840 y desapareció la documentación acreditativa de esta nueva estructuración. Este nombre surge para ser 10 ya que Herbeset y La Puebla de Alcolea, siendo parroquias autónomas, tenían fueros especiales que les daban entidad propia. A estas alturas son 12 para ampliarse a los dos lugares mencionados, aunque las parroquias y fiestas siguen siendo independientes.

La “cadena”, siguiendo lo que se dice en el libro “Guía del antiguo Termino de Morella”, es una demarcación de terreno, que comprende un número determinado de masías, el número de las que es variable así como su extensión, y que a efectos demográficos constituye un núcleo de población definido y concreto. Cada cadena tiene un delegado del alcalde de Morella (Alcaldillo), nombrado directamente por el alcalde y tiene como principal misión comunicar a todos los vecinos de la cadena los avisos y edictos de la alcaldía. Cada cadena tiene su capitalidad, donde antiguamente se almacenaba el grano como impuesto del estado y el diezmo para la iglesia. También servía y todavía sirve actualmente, como lugar de encuentro de los vecinos para determinadas situaciones (bendición del término, fiestas, etc.).

Hay que decir que a partir de la publicación en el BOE nº 196 de 16 de agosto de 1976 del Real Decreto nº 1.956 de 16 de julio de 1976 se incorporaron al municipio de Morella las poblaciones de Chiva y Ortells

Agradecimiento

En el Ayuntamiento y todo el funcionariado, por las facilidades que siempre he tenido. Al CISE por su labor de puesta en marcha y todo su trabajo. A todos los caseros del término que de una manera o de otra me han facilitado el trabajo. A los escritores del libro “Guía del antiguo plazo de Morella”. Y a todas aquellas personas, que siendo imposible nombrar aquí, han tenido algo que ver en este trabajo. Y finalmente a mi familia, por el apoyo y paciencia a lo largo del tiempo que he necesitado.

Mi agradecimiento sincero y para siempre.